Josie Ajak nunca perdió la sonrisa por el incómodo incidente